Mensaje del Lic. Jorge Eligio Méndez Pérez, Primer Vicepresidente del CONACOOP en Asamblea del Comité Nacional de Mujeres Cooperativistas (MUJERCOOP),

Cooperativistas:

Educar sobre la cultura de la paz y la sana convivencia desde la niñez.

Hay que construir una nueva identidad que rompa los ladrillos del orgullo humano posesivo; y con una arquitectura edificar un lenguaje donde haya firmeza para que la apertura de la inclusión y la activa participación sea una realidad que derrumbe toda estructura de autoritarismo y de dominación; donde haya balance de gravitación.

No importa el lenguaje que usemos; lo trascendente es su contenido, la inserción de los valores que encierra hasta la tonalidad que identifica la naturaleza de su intención, en donde debe primar el respeto como fuerza de la armonía que sirve de fuente al equilibrio humano.

Lo primero es cambiar nuestra manera de hablar para entendernos. La exclusión comienza cuando no cuidamos lo que hablamos frente a lo que hacemos.

Hoy hay que cambiar la manera de comunicarse; la manera de dejar fuera el reproche e intimidación para ser piedra viva, en vez de ladrillos muertos.

Hay que unir nuestras voces para enriquecernos mutuamente del amor de Dios desde el reconocimiento humano.

Más que un puño fuerte hay se necesita dejar atrás el espíritu de “clonación” para ser expresión donde no hayan vencidos ni vencedores, donde la Torre de Babel que marca la línea divisoria y lleva a la exclusión sea derribada con la luz que Dios hace posible en la realidad de hoy para no proteger a quienes en la invisibilidad del temor y la indecencia maúllan en un discernimiento que no combina con el camino del reconocimiento de la solidaridad y la tolerancia.

Cada quien decide…. pero es significativo construir la armonía social desde la fecunda integridad.

Conducta social debe generar proceso libre de violencia contra la Mujer.

Hoy hay muestra de símbolo emancipador como clarinada hacia la plena libertad y la reinvindicación de derechos con el firme compromiso de fomentar cultura de tolerancia.

Hay que denunciar el bárbaro designio de la ignominia de la violencia política contra la Mujer

El nivel de desarrollo de una sociedad se mide por el grado de participación de la mujer.

Y que oportuna resulta tratar en esta Magna Asamblea de MUJERCOOP la asimetría del “Poder y Violencia de Género: Retos y Desafíos”; en donde en esencia habrán de resaltarse los siguientes vectores:

1.- Hay que superar las limitaciones para romper la desigualdad en cualesquiera de sus manifestaciones; la esclavitud que genera la exclusión socia, la discriminacion, el hostigamiento, la explotación, la intimidación, etc.

2.- Equidad e igualdad conduce a un mutuo apoyo desde la cultura del convencimiento para la convivencia.

3.- El sexo biológico no es lo que da el alcance social; es la construcción en base a la educación donde se inculque una cultura para desarrollo humano.

4.- No puede crearse una distancia social con el favoritismo nacido por criterio sexista. El problema de la violencia que hoy se exige es efecto por la exacerbación que traen el prejuicio y el estereotipo cultural.

5.- La violencia de género es un acto atentatorio a la libertad humana que viene dada por el desequilibrio de poder que hoy es un factor de riesgo a la vida humana.

6.- La violencia física, sexual o psicológica nace desde un ciclo de violencia { a).- aumento tensión; b).- Incidente agudo; y c).- Arrepentimiento y comportamiento cariñoso); lo que requiere identificar los factores de riesgos y los perfiles de la frecuencia y gravedad sintomática atentatoria a la voluntad manipulada y a la libertad mancillada que ruptura la autonomía.

7.- Hay 2575 mujeres han sido asesinadas del 2005 a octubre 2018; siendo alta la violencia emocional; 1338 feminicidios; 1237. Esto tiene un efecto generacional atentatorio a la integridad de la sana conducta.

8.- Hay que educar para la igualdad desde la familia y la escuela para fortalecer los mecanismos del correcto comportamiento; para generar desde políticas públicas la adecuada perspectiva de protección a la Mujer y a los hijos de las mujeres víctimas de violencia.

9.- Valorar la diversidad desde una comprensión y compromiso para desde redes de apoyo prevenir y erradicar la violencia de la mujer.

Fraguar la democracia con contenido de género.

Hoy hay que abrir cercos para fortalecer lo sustantivo de la Patria; con las huellas constructivas de la inclusión social late cada corazón al ritmo del latir de cada corazón para desde la dinámica histórica dimensionar con el respeto a la diversidad la inserción de la mujer en la justa valoración al aporte del ejercicio del poder equitativo.

El 25 de noviembre marca la raya de Pizarro para despertar la conciencia cívica y estimula a la conciencia colectiva para romper los linderos del autoritarismo.

De la violencia política se ha pasado a la violencia intrafamiliar.

Hay que romper el “techo de cristal” para que las políticas públicas en materia de la Mujer sean más visibilizadas.

Lo de las Hermanas Mirabal fue “… un crimen de Estado perpetrado para apagar con ellas la brecha dinámica por la libertad y la democracia anheladas”.

Las dominicanas y los dominicanos de hoy…. debemos pensar en las bases de seguridad al interior de la familia, la comunidad y la sociedad del mañana como legado a la nueva generación; por lo qué hay que generar un sendero de respeto y tolerancia para ser camino de sana convivencia.

La firmeza de convicción hace de las hermanas Mirabal un símbolo de dignidad.

Ellas tuvieron una visión política con firmeza de conciencia social, lo que se aprecia con la expresión de Minerva Mirabal, cuando sintetiza “… si me matan levantare los brazos de mi tumba y seré más fuerte”; pero se profundiza aún más con María Teresa Mirabal, al pronunciar que “… seguro lo más cercano que tengamos sea la muerte, pero hay que seguir luchando por lo justo ”.

La impronta de la Mujer es un haz que se eterniza en el amor fecundo que se cifra en el respeto, en la tolerancia y en el pleno reconocimiento igualitario y equitativo a sus derechos humanos.

Estamos llamados a una asunción consciente de responsabilidad social para abonar con luz y verdad el sacrificio para la construcción de la democracia con carácter de género equitativo.

Como afirma el TSE “rectificala, identifícala y actúa”.

Mujer, préstame tu voz para seguir “Caminando con Seguridad Junto a Ti”; y levantando todos nuestras voces con Fe, Fraternidad y Servicio, confirmar que “… llegó la hora… Ni una más !!!!!

leave a reply