The news is by your side.

Epidemióloga apela a uso correcto de la mascarilla porque «nos jugamos mucho»

11

Logroño, (EFE).- El uso de mascarillas «ha llegado para quedarse en España hasta que se logre una vacuna segura y eficaz» contra la COVID-19, pero hay que utilizarla correctamente porque «nos jugamos mucho en esta fase de desescalada».

Así lo ha defendido, en una entrevista con Efe, la jefa de Servicio de Medicina Preventiva y Gestión de Calidad del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, la epidemióloga Nieves López Fresneda.

Las mascarillas son «un pilar fundamental para minimizar el riesgo de transmisión» del coronavirus y una de las medidas de prevención y control, pero no el único mecanismo, ha subrayado.

También ha considerado que el comportamiento de la población española ha sido «muy bueno» durante el confinamiento en cuanto al cumplimiento de las restricciones y la normativa.

Sin embargo, ha dicho que en verano se tiene una menor percepción del riesgo de contagio y es «cuando hay que cumplir muy bien las recomendaciones de las autoridades sanitarias para evitar, en lo posible, esa temida segunda ola, que esperamos no llegue a producirse en otoño o invierno».

Por ello, es «muy importante» que la población haga un ejercicio de responsabilidad social conjunta para reducir el riesgo de transmisión y la mascarilla, ha incidido, se utilice de forma correcta porque «nos jugamos mucho en esta fase de desescalada«.

López Fresneda ha resaltado la importancia del uso obligatorio de la mascarilla porque la COVID-19 se transmite por gotas respiratorias que se emiten al toser, estornudar o hablar y, en este contexto, es «un mecanismo de barrera físico, que impide que las secreciones respiratorias infectadas o contaminadas pasen a otras personas que las puedan inhalar, y por lo tanto, infectarse».

Ha afirmado que la población española «no estaba acostumbrada» al uso de la mascarilla hasta ahora, por lo que «es probable que no se termine integrando en nuestro día a días tras la COVID-19»; mientras que en países, como Japón, China y Corea del Sur, su utilización ya estaba muy extendida por la epidemia de SARS en 2003.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.